Actualidad

Ventajas del autoconsumo

Ventajas del autoconsumo: ahorro económico y mucho más

El autoconsumo fotovoltaico es el modelo energético del presente y futuro. Las recientes regulaciones legislativas han sembrado la semilla del paradigma que regirá el consumo de energía durante las próximas décadas. Las ventajas del autoconsumo son numerosas e importantes, y sobre ellas habla el último artículo de nuestro General Manager, Fernando Pomar, en las páginas de el Periòdic d’Ontinyent.

Las ventajas del autoconsumo podrían dar para escribir una tesis, pero el artículo las resume en diez líneas básicas.

  • Incrementa la competitividad del sector industrial.
  • Aprovecha el potencial en recursos renovables que tiene España.
  • Reduce la dependencia energética de nuestro país.
  • Ayuda a cumplir los acuerdos internacionales en materia medioambiental.
  • Contribuye a la eficiencia y ahorro por las menores pérdidas en el transporte.
  • Aminora los costes extra peninsulares.
  • Promueve ciudades más sostenibles y eficientes energéticamente.
  • Disminuye las emisiones de gases invernadero CO2, SO2 y NOx.
  • Hace partícipe al ciudadano en la gestión energética de sus instalaciones.
  • Beneficia a la sociedad en general, por el liderazgo español en materia de generación renovable.

Por supuesto, una de las principales suele ser la razón por la que los ciudadanos más se preocupan de su consumo energético: el ahorro económico. Generar nuestra propia energía nos hace más eficientes y sostenibles al poder acceder a ella sin cargos ni peajes.

El coste de la energía solar fotovoltaica se ha reducido drásticamente en los últimos años, y el autoconsumo ha pasado a ser un modelo energético sencillo y perfecto para el ahorro a medio y largo plazo. La instalación de paneles fotovoltaicos será el primer paso para que pequeños consumidores o comunidades de vecinos puedan comenzar a disfrutar de las ventajas del autoconsumo, que hasta 2018 ha estado penalizado con multitud de trabas administrativas y fiscales.

[Lee aquí el artículo completo de Fernando Pomar en el Periòdic d’Ontinyent]