Actualidad

Energías renovables

Cinco ventajas de apostar por las energías renovables

En los últimos tiempos, a nivel energético el mundo está viviendo una revolución.
La forma de generar y consumir la energía ha cambiado, y con ello las costumbres de muchas personas que se plantean maneras de poder mantener prácticas respetuosas con el medio ambiente a la par que aptas para seguir con sus hábitos de consumo, especialmente en lo que a tecnología se refiere.
Por ello, las ventajas de apostar por las energías renovables son cada vez más notorias.

Las energías renovables suponen dar un paso más en el cuidado de nuestro entorno y en evitar la explotación de recursos naturales limitados, como son el carbón o el petróleo.
¿Cuáles son las ventajas de apostar por las energías renovables?

Son ilimitadas

En primer lugar, son inagotables. Al generar energía a partir del sol, el viento, la lluvia o el agua podemos asegurarnos de que la fuente siempre seguirá activa, pues es la propia Tierra. Eso permite no solo un acceso ilimitado a la energía, sino un canal directo con la fuente generadora.

Son puras

Las energías renovables son, además, mucho más limpias. Limpias porque, a diferencia de otras formas de producción energética, no generan residuos que posteriormente haya que tratar ni de los que haya que deshacerse, como en el caso de la energía nuclear.

Crean empleo

Otra de las principales ventajas de apostar por las energías renovables, a nivel económico global, es que se crea un ecosistema alrededor de ellas: más puestos de trabajo, más agentes implicados en la cadena de fabricación, instalación, mantenimiento y distribución y, además, con la posibilidad de –tal y como ha hecho España- desarrollar tecnologías propias.

Generan autonomía

Todo ese contexto económico-energético, aparte de la generación de un tejido de empresas a nivel local, regional y nacional, implica una ventaja añadida: evita que haya dependencia del exterior para la importación de energía. Es una de las ventajas de apostar por las energías renovables más importantes, ya que otorga a las zonas productoras autonomía y las aísla ante guerras de precios que no pueden controlar.

Respetan el entorno

La quinta ventaja es, por supuesto, su carácter respetuoso con el medio ambiente. No producen emisiones de CO2, no desprenden gases contaminantes a la atmósfera y, sobre todo, son un contrapunto enorme a los métodos clásicos, más contaminantes y lesivos para la naturaleza.

Apostar por las renovables implica acceder a la energía de una manera más eficiente, limpia y, sobre todo, sostenible de cara al futuro.
Y en Inel podemos ayudarte a que así sea.
Contacta con nosotros.